RENUNCIAR A “HACER SANGRE”


¿Es la edad lo que nos vuelve prudentes? ¿Son los golpes, o el desarrollo de la empatía?

Terrible duda. Yo creo que lo de la edad es un sí pero no. Me explico; una de las pocas ventajas de ser mayor (¿Cómo de mayor? Ese es otro debate) es que la vida te pone por encima del bien y del mal. 
Es decir, en roman paladino, que lo que piensen o digan los demás te va importando una mierda básicamente.

En mi caso, parece ser que mi deriva va en la onda de huraña, pero, por aquellas cosas de las paradojas existenciales, también notas más a flor de piel el daño que hacen los actos y las palabras. 

Esto no quiere decir que no te apetezca hacer daño, el problema es a quien, y sobre todo para qué. A ciertas alturas, se han padecido tantos daños, que una se vuelve exquisita a la hora de infligir alguno.

En las redes todos opinamos más o menos salvaje e impunemente, pero hay a quien le afecta, por cuestiones de inseguridad, de educación, o de pensar que las redes son la brújula de algo. Y esto se está filtrando a la vida real. 

Todos tenemos motivos de frustración, personal, laboral, existencial…. Y todos necesitamos aliviarlo desfogando contra algo, esto es un sentimiento razonable, incluso lícito, pero para eso no hay que utilizar a otras personas de sparring, entre otras cosas porque ni es sano, ni podemos saber hasta dónde llegan las consecuencias de  los golpes que tan ciegamente damos.

La discreción, la prudencia el respeto, ya no son valores a tener en cuenta, sobre todo si se interpretan como síntomas de pusilanimidad. El más bocazas, el más cruel, parece ser el poseedor de la verdad o de sus claves, el creador de puntos de vista y realidades.

Mucha información y pocos datos contrastados, mucha opinión y poca investigación, mucha boca y muy poquito cerebro.

Cada uno es dueño de sus zapatos y sus pasos, pero desde el momento que algo es público, simplemente se convierte en un amasijo de carroña en los comederos de los depredadores, manduca para despedazar y consumir. Y  por obra y gracia de las redes esto le pasa a cualquier hijo de vecino.

Tenemos que volver a ser más prudentes, más delicados, más sabios en definitiva.

OJO, no más sumisos ni más conformistas, que aunque nos estén educando en lo contrario, no hay que confundir el culo con las témporas, ni comulgar con ruedas de molino, solo hay que sacar el hacha cuando el evento realmente lo merezca.

El problema no es el aceite de palma, el problema es que no están dando de comer, intelectualmente, basura, mucha y variada, y entramos al trapo sin compasión, sin complejos y sin anestesia, y cerramos el ordenador o la aplicación de móvil con la suficiencia del que tiene su deber cumplido.

¿En serio?

Creo que tenemos muchas cosas que revisar, con los dispositivos apagados y sin cobertura wifi.


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios: